sábado, noviembre 19, 2016

El caso Sankara/ Antonio Lozano








DOSSIER




3 comentarios:

Girondiano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Girondiano dijo...

Si tienen media hora, no se pierdan el artículo de José Carlos García Fajardo que está en el dossier. 30 páginas que en su mayor parte, tienen una fuerte carga de sentido común, un trabajo de investigación que analiza y propone. No tiene desperdicio.
¿ Existe África?

Gloria Esther dijo...

Es curioso como llegan hasta nosotros algunos datos, algunas consignas que nos hacen abrir los ojos a aspectos que ni siquiera nos hubiéramos planteado como seres que forman parte de un mundo exclusivistamente europeo y americano. Un libro, un simple libro que en principio ni siquiera te apetece leer porque el nombre del personaje del que habla no te dice nada, no te suena si quiera y tampoco tienes claro que quieras que te suene. Pero te lo lees, más por agradar y por poder presumir de que eres una buena lectora que por otra cosa. Y, de repente, te encuentras con la conciencia removida, con verdades vergonzosas, con planteamientos que no parecen tuyos.
Todo esto es lo que me ha producido la lectura de este libro: “El caso Sankara”. Se me hacía un señor gordo, con cara de dictador empedernido y con ganas de seguir saciando sus bolsillos con todo lo que pillara. Y se me hacía esto porque esta es casi la única imagen que tengo de África. PERDÓN POR MI IGNORANCIA. Y ahora, hay tantas cosas en las que pensar, tanto que modificar en mi pequeña mente que se me hace corto el tiempo para seguir leyendo.
Pero me quedo, aquí en Canarias, aquí en España, aquí en Europa, aquí en este mundo en que habito porque no tengo más remedio, con un fragmento del libro, en la página 313. “- Como comprenderás, Emmanuel, el mundo de la política y la economía, a esos niveles, tiene sus propias reglas de juego. Es un mundo duro, complejo, sucio a veces. Pero es el mundo que hay, y todos los que llegan al poder lo saben, y lo asumen. Como un mal necesario, claro. La democracia, la verdadera democracia, el bienestar social y esas cosas son ideas para los ciudadanos de a pie, aplicables solo a ciertos niveles. Así y todo, es el mayor logro de la Humanidad en materia de organización política. Pero imagínate que toda esa mierda – porque es una mierda, Durant, estoy contigo en que es una verdadera mierda - salga a la superficie, que los ciudadanos conozcan cómo funciona el mudo en realidad, de dónde proceden sus cotas de bienestar. Sería una catástrofe, una verdadera catástrofe. Y los periodistas tenemos en esto una gran responsabilidad. Sabemos que hay unos límites que no hay que traspasar, por mucho que nos pese. Una frontera infranqueable, Emmanuel. En esa frontera te encuentras ahora mismo. En la frontera del territorio del la Gran Verdad. Con mayúsculas.” Grandioso. ¡Ojalá ningún ciudadano de a pie conozcamos nunca esa Gran Verdad que rodea todos nuestros pensamientos! De lo contrario podemos encontrarnos con nuestra conciencia haciéndonos culpables de la Gran Verdad que cubre nuestras vidas de primer mundo y las vidas de toda África, las que condenamos todos, por encima de cualquier otra, en beneficio de nuestro BIENESTAR.